Propiedades de la mampostería de bloques de hormigón

La pared es una unidad estructural cuya misión es delimitar un espacio arquitectónico, por lo que se constituye en un elemento generador de espacios.
Cualquiera que sea el material de ejecución, la disposición con la que se ordene dicho material, y cualquiera sea la técnica empleada para su construcción una pared debe cumplir con una serie de requisitos que todo profesional debe conocer, para lograr una elección adecuada.

Por ej: Una pared debe tener suficiente resistencia para soportar el peso de pisos y techos y resistir al mismo tiempo las inclemencias de la naturaleza, debe ser además una barrera contra el ruido, contra el frío, el calor o los daños que ocasiona el fuego.
Algunas de las principales propiedades de las paredes de bloques de hormigón, que permiten la realización de muros que satisfagan los requerimientos funcionales de la arquitectura, con ventajas sobre los materiales tradicionales, son las siguientes:

Esta es una condición importante que debe cumplir toda pared, ya sea que esté destinada a recibir y transmitir cargas o sea simplemente de cerramiento. Por sus características los bloques de hormigón brindan la posibilidad de realizar refuerzos en el lugar que sea necesario, horizontal o verticalmente, pudiendo clasificar a la mampostería como simple, mampostería parcialmente reforzada, mampostería reforzada o estructural.

Antes de considerar la eficiencia de las paredes de bloques de hormigón desde el punto de vista de la aislación térmica, es necesario aclarar algunos conceptos sobre la importancia relativa de las paredes en lo que al paso del calor se refiere.

Según los estudios realizados se establecen los siguientes porcentajes de pérdida de calor en una vivienda tipo:

  • 35% a través de ventanas y puertas
  • 30% a través del techo
  • 15% a través del perímetro de las aberturas
  • 20% a través de las paredes

Estos datos nos dan la idea de que no son precisamente las paredes las que acusan mayores pérdidas de calor, contrariamente a la creencia general. Las paredes de bloques de hormigón nos dan la posibilidad a través de un sistema sencillo y económico aumentar la capacidad de aislación llenando los huecos verticales con vermiculita o poliestireno expandido, verificando de esta manera los valores de K para todas las zonas bioclimáticas del país.

Recientemente Milan S.A. ha lanzado al mercado un nuevo producto, el T 20 CAT aislación Térmica, que consiste en la colocación de un inserto de poliestireno expandido de 3 mm de alta densidad, incorporado durante el moldeo. Con la utilización de este bloque se optimizan las condiciones térmicas de la mampostería.

Se deben distinguir dos conceptos totalmente distintos aunque ambos integran el contenido de la técnica acústica: aislación acústica y acondicionamiento acústico.

En el primer caso se hace referencia al conjunto de procedimientos tendientes a aislar una habitación contra ruidos provenientes del exterior o de locales adyacentes.

En cambio cuando nos referimos a acondicionamiento acústico pensamos en los recursos que utilizaremos para dotar al local de determinadas cualidades relacionadas con la calidad de la audición.

En este sentido, los bloques de hormigón constituyen una excelente barrera sónica, debido a su densidad y textura.

Para conseguir la impermeabilidad de los muros exteriores es necesario que se utilice en primer término un bloque poco permeable, en segundo lugar debe serlo también la junta para ello se deben realizar una serie de procedimientos que se escribirán en las próximas páginas de este manual.

La seguridad contra el fuego constituye una de las consideraciones más importantes en la mayoría de los códigos. El criterio que predomina es el mantenimiento de la estabilidad estructural del edificio durante el siniestro y la contención del fuego. Las propiedades ignífugas de la mampostería de bloques de hormigón están relacionadas a los agregados y al espesor equivalente del bloque y su cámara de aire.

Los bloques de hormigón presentan un tiempo de resistencia a la transmisión del calor de más de 4 horas.

El bloque de hormigón es un elemento que satisface las necesidades técnico económicas necesarias para ser empleado en cualquier tipo de construcción, entre las numerosas ventajas, se destacan las siguientes:

  • Su utilización implica una reducción apreciable de la mano de obra respecto a los sistemas tradicionales, ya sea por el menor número de unidades a colocar, 12,5 por m2, contra 108 ladrillos comunes por m2, según se ejemplifica en la Tabla 1 pag. 5, como también por la simplificación de tareas a través de utilización de bloques especiales, pasa caños, encadenados, plaquetas, etc.
  • Menor cantidad de mortero a emplear en la construcción del muro, aproximadamente 0,010 m3 por m2 de pared, contra 0,090 m3 cuando se emplean ladrillos comunes, (según tabla 1) -La uniformidad de los elementos hace que los paramentos resulten lisos y regulares, lo que permite la posibilidad de dejarlos a la vista, en caso de querer revocarlos dicha uniformidad se traduce en un considerable ahorro en los materiales y mano de obra para ejecutar dicha tarea.
  • La posibilidad de utilizar bloques texturados de color, aumentan las posibilidades arquitectónicas y decorativas, revalorizando las posibilidades estéticas del muro.